Comunicado a la Militancia Política frente al Proceso Electoral

El Partido Nacionalista Peruano (PNP) surge como agrupación, en un momento crítico para el país: la corrupción había penetrado el corazón del poder político y económico y las instituciones habían sido capturadas por un partido que desvirtuó la esencia de la política para saquear al Estado, violar los derechos humanos y actuar en completa impunidad.

El PNP se forja con un sentimiento profundo de AMOR POR EL PERÚ y con un compromiso inquebrantable de construir un país de oportunidades para todos, de Inclusión y de lucha frontal contra la corrupción, lastre y obstáculo para el desarrollo.

Ser una organización joven, no ha sido obstáculo para mostrar logros que el mundo reconoce y felicita, para mostrar indicadores que hablan de mejoras reales en la calidad de vida de los más vulnerables, de oportunidades y futuro para nuestros niños y jóvenes en educación; de diversificación productiva que apuntale la economía del país; de obras de infraestructura que articulan los mercados internos de productos.

Hoy, frente a los comicios electorales, se nos presentan dos tareas fundamentales:

  • Seguir apostando para que, en Democracia y SIN VIOLENCIA, se entregue de manera ininterrumpida por cuarta vez un gobierno legítimamente elegido a su sucesor.

Luchar para que fuerzas nefastas, que ya mostraron en gobiernos pasados su desprecio por la población, su estilo autoritario y su entraña corrupta, no hagan que el país retroceda. Somos más las fuerzas democráticas del país y nadie nos va a robar la Memoria, la libertad de expresión y los derechos ganados. Nadie debe volver a imponernos la compra de instituciones como estilo de gobierno.

  • Es nuestra tarea, además difundir los logros del Gobierno Nacionalista que son muchísimos y muy profundos. Difundirlos y ayudar a defenderlos. Nos toca a los nacionalistas exigir a quienes quieren gobernar el país, precisar cuáles son las metas que esperan alcanzar a partir de la valla que estamos dejando el país en educación, infraestructura vial y productiva, inclusión social, articulación comercial con el mundo, estabilidad económica, etc. Las vallas que deja el nacionalismo son altas y no debemos permitir que se ignoren ni se retrocedan.

Estas tareas nos exigen trabajar organizados, en todos los rincones del país, en el terreno cara a cara y también utilizando las herramientas que nos ofrece la tecnología. Unidos los jóvenes, las mujeres, las bases, fortaleciendo los Principios Nacionalistas con aquellos que comprendieron la esencia de nuestra agrupación y que con lealtad y disciplina siguen apostando por el Perú que nos merecemos.