Presidente Ollanta Humala en Mistura 2013

Declaración del ex presidente constitucional de la república Ollanta Humala Tasso sobre la investigación de la comisión de fiscalización y contraloría sobre el caso Emerson Fasabi

Señor Presidente:
Como es de conocimiento público, la Comisión de Fiscalización viene requiriéndome tanto a través de oficios sucesivos como por las declaraciones de sus miembros, para que brinde mi declaración testimonial sobre el caso de la lamentable muerte del ciudadano Emerson Fasabi.

Esta solicitud no se ajusta a la Constitución, ni a las leyes. Si las fuerzas políticas que dominan las comisiones investigadoras del Congreso de la República, en el presente quinquenio, han tomado la decisión arbitraria de investigarme por esta sensible muerte, por lo menos que respeten el texto expreso de la Constitución, en cuyo artículo 99 se estipula el beneficio del antejuicio político para el Presidente de la República. Como todos sabemos, esta prerrogativa se mantiene incluso hasta cinco años después de haber ejercido el cargo.

Esta figura garantista busca evitar que quien ha ejercido la más alta magistratura de la República esté sometido al abuso, la persecución y la venganza política, tan comunes aún en nuestra democracia.

Más de un año después de haber dejado la Presidencia de la República puedo reparar en que esta previsión constitucional era absolutamente pertinente, y que ha sido dejada de lado de manera arbitraria, sin respetar el sentido de su contenido y el procedimiento distinto que tiene.

Frente a este abuso y atropello, el último 13 de octubre me abstuve de participar en la sesión convocada en el Penal de Barbadillo. Fue una manera de evitar, ciertamente, que se utilice mi declaración para desviar la atención pública, de otra declaración que se daría el mismo día y a la misma hora en la sede del Congreso.

El Congreso, como nunca antes ha sucedido en la historia de nuestra democracia, ha impulsado hasta trece investigaciones contra el suscrito y tantas otras contra mi esposa, Nadine Heredia Alarcón, con un solo propósito ratificado públicamente por sus principales voceros políticos: buscar mi inhabilitación política e impedir, con esta ilegal argucia, que el nacionalismo siga contribuyendo activamente a la vida política del país.

En comunicación del mismo 13 de octubre informé, además, que el caso que nos convoca, está actualmente en sede jurisdiccional y que con fecha 14 de junio del presente año, conforme a ley, brindé mi declaración indagatoria ante la 15ª Fiscalía Provincial en lo Penal de Lima. Sostuve, además que, de acuerdo a lo dispuesto por el artículo 139, inciso 2 de la Constitución Política del Perú, ninguna autoridad puede avocarse a causas pendientes ante el órgano jurisdiccional ni intervenir en el ejercicio de sus funciones.

Igualmente, invoqué el principio de ne bis in ídem, que prohíbe investigar o juzgar a un mismo ciudadano dos o más veces por los mismos hechos.

Finalmente, este 17 de octubre envié un escrito a la Comisión, en el que adjunté en sobre cerrado copia de mi declaración indagatoria brindada ante la 15ª Fiscalía.

Esta vez, acudo a la Comisión para evitar, desde mi posición de indefensión, que el escarnio continúe y para dejar de una vez descansar en paz el alma del señor Fasabi. Todo lo que he tenido declarar está consignado, de acuerdo a ley, en mi declaración indagatoria, por lo que, invocando mi derecho constitucional a guardar silencio en defensa propia, anuncio que no responderé las preguntas que se formulen el día de hoy.

Muchas gracias.