Declaración del Expresidente Ollanta Humala Tasso ante la Comisión Madre Mía

En primer lugar, recibo a la Comisión en cumplimiento de mí deber ciudadano de colaborar con las Comisiones Investigadoras del Congreso de la República, tal como lo he venido haciendo las veces que he sido requerido.

Como en todos mis actos y conducta pública, nunca me he negado a asistir y colaborar, en la medida de mis posibilidades, con todo tipo de investigación, sea en el ámbito del Ministerio Público como en las instancias congresales, siempre respetando el debido proceso y la separación y autonomía de los poderes constitucionales. Con esto me refiero a que, desde hace un buen tiempo, el país está observando cómo las comisiones investigadoras del Congreso de la República, vienen duplicando las tareas que desarrolla la Fiscalía de la Nación, o vienen ocupándose de casos particulares, referidos a personas naturales, que más compete al Ministerio Público. En estos momentos, el debido proceso y el conocimiento de la Constitución y las leyes, que de ella emanan, nos obliga a priorizar las diligencias fiscales, guardando la reserva que demandan (aún frente a esta comisión); así como el respeto a los principios jurídicos y constitucionales como la cosa juzgada.

En segundo lugar, dejo expresa constancia que, oportunamente, a través de mi defensa legal, solicité a esta Comisión el acceso a la información materia de investigación, para conocer a cabalidad los hechos por los cuales se me ha incluido en calidad de investigado; sin embargo, hasta hoy no ha sido posible acceder a dicha información, lo que constituye una violación al debido proceso, especialmente al derecho de defensa garantizado por el inciso 14) del artículo 139° de la Constitución Política del Perú. Y, en la práctica, se ha conducido como una investigación secreta al negarme el acceso a la información, así como también impidiendo la participación de mi defensa, en las diligencias fuera de Lima. Más aún, cuando sin tomarme una manifestación, se me ha pasado a la condición de investigado. Yo pregunto: ¿cómo un ciudadano puede pasar a ser investigado sin haberle citado, previamente, para tomarle una declaración testimonial y peor aún, citarlo después sin permitirle tomar conocimiento de las imputaciones en su contra?

En mi condición de oficial del Ejército del Perú, he prestado servicios en diversas unidades en zonas de emergencia, como en la Cordillera del Cóndor en el año 1995 y siempre, como corresponde, cumpliendo la Constitución y las leyes.

A lo largo de mi carrera militar, por formación personal y por la recibida en el Ejército del Perú, he actuado siempre respetando irrestrictamente los derechos humanos; por eso, rechazo cualquier imputación sobre la afectación ilegal a alguna persona, cualquiera fuera su situación, militancia o condición personal.

En lo que respecta a los hechos materia de investigación de esta comisión, en el año 2006 la Fiscalía Superior estableció que en mi caso, no se acreditó ninguna responsabilidad penal por esos hechos, razón por la cual declaró No Haber Mérito para pasar a juicio oral, sobre la base de las diligencias preliminares de investigación llevadas a cabo por el Cuarto Juzgado Penal Supraprovincial de Lima.

En atención a dicho dictamen, la Sala Penal Nacional Sección “C” del Poder Judicial, mediante auto del 27 de abril del 2009, confirmó que no existían fundamentos para formularme acusación por los delitos materia de investigación, y resolvió No Ha Lugar al inicio de juicio oral, ordenando el archivamiento del caso.

Interpuesto el recurso de nulidad, el Fiscal Supremo en lo Penal, emitió un dictamen coincidiendo con la evaluación realizada por el Fiscal Superior y por la Sala Penal Nacional, precisando también que no existía prueba idónea que justifique mi juzgamiento, por lo que opinó que se confirme la resolución dictada, en la instancia superior. Por ello, la Segunda Sala Penal Permanente de la Corte Suprema de Justicia de la República, mediante resolución del 21 de diciembre del 2009, declaró No Haber Nulidad en la resolución de la Sala Penal Superior, con lo cual, habiéndose agotado la última instancia, tal decisión adquirió la calidad de cosa juzgada.

Es decir, señores congresistas, respecto a los hechos que investiga esta comisión, yo ya fui investigado por el Ministerio Público y el Poder Judicial, durante aproximadamente 3 años, periodo en el cual declararon más de 70 personas lo que, entre otras diligencias y pericias, permitió a los jueces concluir que no tuve ninguna participación en tales hechos, razón por la cual, en lo que a mí respecta, la investigación se archivó con una resolución que tiene calidad de cosa juzgada.

Respecto a algún otro caso no contemplado en el proceso seguido en el año 2006, no tengo ningún tipo de información o conocimiento de los hechos que podrían haberlos afectado.

Con relación a presuntos pagos de sobornos que se habrían efectuado a testigos, no tengo conocimiento de tales hechos. Por el contrario, es público que las personas investigadas por esas imputaciones, fueron absueltas de tales imputaciones por la Segunda Sala Penal Liquidadora de la Corte Superior de Justicia de Lima, mediante sentencia del 15 de agosto del 2011, dictada en el expediente N° 65-2007, decisión que fue confirmada por la Sala Penal Permanente de la Corte Suprema de Justicia de la República presidida por el entonces Juez Supremo Javier Villa Stein, mediante ejecutoria del 17 de mayo del 2012.

Reitero que, durante todo el periodo de mi vida militar y luego en la vida civil como candidato, Presidente de la República y Jefe Supremo de las Fuerzas Armadas, me he conducido siempre respetando los derechos de las personas y ejerciendo la función pública conforme a la Constitución y la ley.

Finalmente, en el ejercicio de mi derecho de defensa, dejo constancia que sin haberse tomado mi manifestación he sido pasado a la condición de investigado, sobre un caso que ya se investigó en el Ministerio Público y en el cual, fui absuelto. Hoy se me cita como investigado, pero no se me ha permitido tomar conocimiento de las diligencias y adicionalmente se me cita por un caso, como la presunta compra de testigos, que ya se investigó y en el cual nunca fui comprendido.

16 de febrero de 2018