Mensaje 29 de octubre del año 2017

17mo Aniversario de la Gesta de Locumba

11ro Aniversario del Partido Nacionalista Peruano.

Queridos compatriotas, reciban mi saludo fraterno y el de nuestra compatriota Nadine, y a través suyo a la gran familia nacionalista.

Hoy es una fecha importante para todos nosotros. No solo conmemoramos la histórica Gesta de Locumba, levantamiento cívico-militar contra la corrupción, el autoritarismo, la destrucción de las instituciones y el estado de derecho, que marcó el fin de una dictadura; sino también, celebramos un aniversario más de vida y lucha política para fortalecer el Proyecto Nacionalista de construir una patria con inclusión y desarrollo para todos.

La nuestra, compatriotas, es una historia de lucha.

Desde el inicio del gran proyecto nacionalista, sus principales dirigentes y líderes, hemos venido luchando políticamente para despertar conciencias, recorrer todo el país, no una sino varias veces, escuchando a la gente, viendo cómo y de qué viven, organizando políticamente una esperanza y una oportunidad. Todo esto de forma permanente.

La lucha también ha sido al interior de nuestra joven organización política para actualizar nuestras ideas y propuestas, progresivamente, sin perder nuestro sentido fundacional y nuestro horizonte, que es el de construir la integración nacional, tan ansiada desde que somos República. También hemos trabajado estos años para evitar que las ambiciones personales socaven al Partido y nos hemos enfrentado a oportunistas que traicionaron la confianza que se les brindó.

Ganar las elecciones con apenas 5 años de vida política, significó un desafío enorme para el Partido Nacionalista.

“Para hacer tortillas, necesariamente hay que romper huevos” y eso tuvimos que hacer, dadas las condiciones en que asumimos el gobierno y dimos nuestro mayor esfuerzo por el país, junto a ustedes, a compatriotas que compartieron responsabilidades de gobierno y a muchas personas que sumaron voluntades al proyecto nacionalista.

Tenemos muchos y buenos motivos para sentirnos orgullosos de nuestra gestión de gobierno. Hemos construido un camino distinto al que utilizaron anteriores gobiernos: un camino de inclusión y progreso para todos.

Creamos por primera vez en el Perú una política social articulada y gestionada en cada territorio. Y para la rectoría y monitoreo de ésta, creamos el primer Ministerio de Desarrollo e Inclusión Social (MIDIS); un legado nacionalista que ha permitido y permitirá integrar programas sociales a nivel nacional, dentro de una visión integral y no fragmentada del país, acercando a los pueblos, a las familias y a los peruanos.

Cómo no sentirnos orgullosos de los 30 nuevos programas creados durante nuestra gestión, que han permitido reducir las brechas de la desigualdad y la pobreza. Estos programas, muchos de ellos, con certificaciones internacionales de calidad, son un referente para América Latina y muchos países los han implementado ya bajo nuestro modelo.

Allí está Pensión 65, Cuna Más, Samu, Qally Warma, Fise, el Bono para la instalación de Gas Natural, CocinaPerú, HakuWiñay, Saberes Productivos, el Sistema Nacional de Becas, con Beca18 y BecaDocente, el seguro oncológico gratuito del Plan Esperanza, el SIS, las plataformas itinerantes del PIAS, los Tambos, los 1006 puentes a nivel nacional con el programa Propuentes, los proyectos agrícolas de Mi Riego, el Programa Nacional de Huaros, entre tantos otros.

Cómo no sentirnos satisfechos de que estos programas se hayan conducido profesional y técnicamente, y no hayan servido a intereses subalternos.  En esto, Nadine me apoyó decididamente como una activista de la política social, tanto en el ámbito nacional como internacional.

Hemos viajado constantemente por el país, para acercarnos a nuestros compatriotas de las poblaciones más vulnerables, y particularmente hemos defendido los derechos y las oportunidades para las mujeres, los jóvenes, las niñas y los niños. Estos peruanos más pequeños por quienes todo el Ejecutivo trabajó sin desmayo, sin domingos, ni feriados, y siempre, hasta altas horas de la noche.

De esta primera gestión, todos debemos sentirnos orgullosos, por lo que hemos logrado por nuestra Patria.  De la creación de la política social; del crecimiento y estabilidad económica reconocida internacionalmente; de los puertos, aeropuertos, colegios, hospitales y miles de kilómetros de carreteras construidas, en un esfuerzo sin precedentes para impulsar la inversión en infraestructura nacional.  Debemos sentirnos orgullosos del enorme esfuerzo realizado por la educación y la Reforma Educativa que pasó el presupuesto del sector del 2.9% al 4% del PBI para la educación de nuestros hijos. Así como lo iniciado con el Plan Nacional de Diversificación Productiva, como una fuente de empleo, innovación y competitividad en la producción peruana, como primer paso, a la industrialización de nuestro país.

Muchos políticos por años, olvidaron realizar las reformas que nosotros sí avanzamos en 5 años de gestión, con responsabilidad, decisión y voluntad política, como el incremento sostenido, sostenible e histórico de la Remuneración Mínima para los trabajadores, la recuperación de las reservas de gas del Lote88 para el consumo nacional, la Longitudinal de la Sierra, la modernización de la Refinería de Talara, la construcción del Gasoducto Sur Peruano ¡que aún no se reactiva!  Grandes proyectos, como la recuperación de nuestro mar territorial, tras la decisión de la Corte Internacional de Justicia de La Haya que un 27 de enero del año 2014, con la que cumplimos el deber histórico de culminar con todos nuestros litigios fronterizos pendientes y avanzar hacia la modernización de nuestras Fuerzas Armadas y la capacitación de nuestros hombres y  mujeres militares, así como también de nuestros efectivos policiales.

Identificados por el compromiso con nuestra patria, hemos trabajado con convicción frente a este enorme desafío, aun sacrificando el tiempo con nuestros hijos.  Lo hicimos con responsabilidad y profundo amor por el Perú, para estar a la altura de lo que el país exigía.

Hoy que cumplimos un aniversario más de vida política, la lucha continua.

Nuestros adversarios políticos, no nos perdonan el haber ganado las elecciones y haber sido, sin duda, el mejor gobierno de los últimos 50 años, al haber hecho, lo que ellos, desde sus cómodas posiciones y cuotas de poder, no hicieron en décadas.  Por eso hoy los ciega la venganza. Desde que entramos en política nos persiguieron y hoy buscan que la gente crea que somos iguales a ellos ¡Nunca lo fuimos, nunca lo seremos!

Se ensañan con los nacionalistas porque les demostramos con hechos que sí pudimos y sí podemos trabajar por el Perú. Haber reducido la pobreza y pobreza extrema, pero sobre todo reducir la desigualdad cuando la coyuntura internacional no era favorable, y mucho tiempo tuvimos que ajustarnos los cinturones, es un logro que no podemos olvidar. No se necesitaban personalidades para este trabajo, sino hombres y mujeres patriotas, como todos los que nos acompañaron antes, durante y después del Gobierno. A todos los que se fajaron por hacer del nuestro un gobierno nacionalista, nuestro agradecimiento.

Hoy tratan de ocultar y ensuciar nuestros proyectos. Reinaugurar nuestras obras, le cambian de nombre a nuestros programas sociales, ensucian la modernización de nuestras Fuerzas Armadas, con informes y acusaciones congresales, pero usan nuestras adquisiciones para responder los embates de la naturaleza.  Son del Estado, del pueblo peruano, úsenlas; pero en lugar de criticarnos por lo que ellos jamás hicieron, TRABAJEN, que no podemos retroceder en lo que hemos avanzado como país.

Gobernamos de una manera diferente y mejor, por eso, hoy quieren destruir nuestras ideas, nuestro partido y a nosotros mismos.

Hoy los nacionalistas estamos viviendo una etapa dura, no sólo porque vemos cómo nuestro legado quiere ser borrado, sin importar el retroceso que eso significaría para millones de peruanos, sino porque nuestros  adversarios aprovechan esta etapa tras la salida del gobierno, para usar a los oportunistas que se sumaron al proyecto, en los que confiamos y que se fueron por la puerta trasera, después de traicionarnos.

Una persecución que hoy podemos llamar “ajusticiamiento político” continua sin tregua. Vivimos una prisión preventiva sin haber cometido ningún delito.

En este proceso, no interesa si eres funcionario público o no, no interesa si las imputaciones fiscales tienen corroboración o no. Solo necesitan aspirantes a colaboradores, falsos testigos y presión mediática para echar a andar la maquinaria.

Hoy se ensañan con los nacionalistas para justificar la inacción con los que sí cometieron delitos y delitos graves contra el Estado, pero que momentáneamente tienen una representación en el Congreso. Para ellos guantes de seda, no importa que hayan subordinado el interés nacional a sus beneficios personales; no importa que tengan empresas off-shores o que se haya encontrado y demostrado la ruta del dinero; no importa la coima probada y recibida, no importa si viven en EEUU o España, no importa si tienen negocios familiares y propiedades familiares que no pueden justificar, la justicia calla y en lugar de someterse a la ley, tienen la sinvergüencería de escandalizarse cuando los investigan.

Hoy me amenazan, amenazan a mi esposa, a mi familia; pero sobre todo están amenazando la existencia misma de nuestra organización política partidaria.

Compatriotas, la persecución ha sido siempre la respuesta de los poderosos en contra de quienes justamente luchan por la paz, la tranquilidad y el buen vivir de nuestro pueblo.

Hemos iniciado las grandes obras para el Bicentenario y con toda seguridad, esas serán las que el Gobierno y los poderes económicos se verán en la obligación de lucir en ese Aniversario. Ya perdieron mucho tiempo para iniciar algo nuevo.

La Gran Transformación se inició hace 5 años, no la desperdicien.

Hoy más que nunca debemos luchar por nuestro Partido, sentirnos orgullosos de ser, tal vez, la única organización política que defendió a las poblaciones más vulnerables incluso hoy a costa de nuestra libertad.

Los nacionalistas no vamos a claudicar en nuestra tarea de construir un Perú más justo, más inclusivo y para todos. La gran transformación no debe, ni puede ser copia de ideologías del siglo pasado, el pueblo peruano nos permitió iniciarla, pero esta es una tarea a largo plazo. Así que hay aún mucho por hacer.

Compatriotas, no perdamos tiempo en decisiones interminables porque los enemigos no descansan. Hoy debemos comprometernos más en nuestras convicciones nacionalistas, más que nunca necesitamos darnos la mano y avanzar en la organización partidaria. ¡NO basta con informar los logros a nuestros simpatizantes, hay que formar militantes!

No hay tiempo que perder, y todo esfuerzo es necesario en esta batalla. Organización, Movilización, Disciplina y Lealtad partidaria, con estos 4 compromisos estamos seguros que seguiremos construyendo el camino de la transformación de nuestra patria.

En noviembre todos estamos convocados para la Asamblea Nacional General del Partido Nacionalista.

Así, el año 2021 llegaremos nuevamente para continuar la gran tarea de transformar al Perú en el país de oportunidades y desarrollo que todos nos merecemos.

Celebramos nuestro 11ro aniversario el 29 de Octubre en tributo a la Gesta de Locumba

¡Lo que no puede matarnos, nos hará más fuertes!


¡Viva el Partido Nacionalista Peruano!

 

¡Viva el Perú!!