Preguntas Frecuentes

Preguntas Frecuentes sobre el Partido Nacionalista Peruano

¿QUÉ NACIONALISMO QUEREMOS EN EL PARTIDO NACIONALISTA PERUANO?

¿Qué entiendes por nacionalismo?

Desde la independencia oficial de nuestra República (1821-1824), el Perú no ha terminado de consolidarse como una nación, como sí lo han hecho de algún modo otros países.

El proyecto de consolidar una nación se ha visto postergado durante casi dos siglos por los intereses de grupos de poder, desde dentro de nuestro país como desde fuera (nos referimos aquí a muchas empresas locales y extranjeras), que más que interesarse en el Perú, lo hacen en sus propios beneficios económicos y de usar a su favor, el poder político. Por eso, podemos decir que nuestra independencia fue, en realidad, una independencia criolla, pues promovió un modelo colonial contrario a resolver el problema nacional, privilegiando a los más poderosos y excluyendo a la patria y a la gran mayoría de peruanos.

En este sentido, el PNP busca retomar el mandato histórico de consolidar la nación a través de un proyecto nacional, abandonado por las que debieron ser las clases dirigentes del país, pero que se convirtieron, lamentablemente, en clases dominantes. Por ello, los nacionalistas somos, ante todo, “constructores de la nación peruana”, pues esta es la tarea histórica nunca completada.

1. Pero ¿qué es una nación?
De manera general, podemos decir que una nación es una comunidad extendida basada en propósitos, grandes objetivos comunes y retos nacionales, que logra integrar su diversidad en un proyecto común y se encuentra adscrita a un territorio, compartiendo una misma visión de conjunto. Es decir, una serie de ideas y valores sobre lo que son y deben ser en el futuro en cuanto a su organización, su economía, las relaciones que establecen con otras naciones, entre otros.

2. ¿Cómo está constituida una nación?
CONSTITUYE UNA NACIÓN:
Condiciones ya existentes:
• Una población.
• Una diversidad de matrices civilizatorias
(en especial la matriz andino- amazónica).
• Un territorio.
• Una historia nacional compartida.

Condiciones por alcanzar:
• A. Identidad e integración nacional.
• B. Soberanía /autodeterminación de los pueblos.
• C. Clase dirigente con voluntad política.
• D. Un Proyecto Nacional.

A. Identidad e integración nacional:

Se refiere a la idea de que en una verdadera nación es necesario construir una identidad de “todas las sangres”, como diría Arguedas. Es decir, una identidad sobre la base de las culturas, razas y grupos sociales HISTÓRICAMENTE EXCLUIDOS y existentes en nuestro país, reconociendo la contribución de ellas y de la civilización occidental, sin que exista entre ellas una relación de dominadores y dominados.
Es decir, se trata de superar la “herencia colonial” que nos dejó la colonización española hace más de 500 años: la fractura social y cultural en la que se hunde nuestro país, debido la imposición de la cultura occidental en desmedro de las culturas andino-amazónicas, pero también de las afro peruanas, chino peruanas, entre otras.

B. Soberanía:

Se refiere a la idea de que en una verdadera nación es vital la libertad que se tiene de ser libres para tomar las decisiones que se consideran importantes para la nación, sin aceptar ninguna injerencia fuera de la libre decisión de los peruanos.
La soberanía nacional se logra consolidando otras soberanías:
• La soberanía territorial: es el derecho que tiene la nación a resguardar su territorio en el que se encuentra incluido el espacio marítimo, aéreo, terrestre y recursos naturales.
• La soberanía energética: es el derecho que debe tener una nación de definir su política energética, pues la nación es dueña de sus recursos energéticos como el gas, el petróleo, los recursos hidroenergéticos, eólicos, etc., que están en su territorio de manera vertical y horizontal, así como en su subsuelo.
• La soberanía ecológica: es el derecho de toda nación de definir una política ecológica que proteja su medio ambiente, sus bosques, sus ríos, su biodiversidad (el aire, el agua, la tierra), activos genéticos, etc., frente a posibles conductas inadecuadas de muchas empresas.
• La soberanía alimentaria: es el derecho que tiene toda nación de definir su política agraria y alimentaria. Esto significa priorizar la producción nacional/local agraria para alimentar a la población, en lugar de solamente importar producción agrícola que nosotros mismos estamos en capacidad de producir.
• La soberanía del conocimiento: es el derecho que tenemos como nación a acceder a los altos conocimientos científicos y tecnológicos con capacidad de generar riqueza y calidad de vida, pero también de concebir nuestros propios conocimientos sobre la base de nuestra diversidad.

C. Clase dirigente:

Se refiere a un grupo de personas representativas del poder en el país en todos los niveles (autoridades, intelectuales, alcaldes, ministros, etc.) y que deben ocuparse de canalizar y “dirigir” al país en su desarrollo, con la participación del propio pueblo. Es diferente a la clase dominante, que en vez de llevar al país a su desarrollo con el pueblo, lo domina engañándolo o explotándolo para sus propios beneficios.
Es el caso que desde la Colonia ha venido sucediendo en nuestro país: no tenemos una clase dirigente, sino una clase dominante.

D. Un Proyecto Nacional:

Es un conjunto de políticas de estado, planes nacionales que obedecen a una estrategia de desarrollo y medidas de gobierno con un rumbo de largo alcance (en dimensiones de desarrollo de capacidad humana, infraestructura, economía, relaciones exteriores, etc.) sobre la base de una visión de país que se requiere. El proyecto requiere la constitución de un gran acuerdo y un nuevo pacto nacional y social.
¡ADVERTENCIA!
A veces se confunde la defensa de la nación con el hecho de “aislarse” de otros países o de “cerrar las puertas” a otras culturas extranjeras. El nacionalismo también se le mal interpreta como el rechazo a la inversión privada y la política de estatización de las empresas de forma indiscriminada. También se confunde nuestro nacionalismo con autoritarismo o violentismo.
Pero ese nacionalismo, NO ES EL NACIONALISMO DEL PNP

3. Conclusiones: El Nacionalismo Del PNP

Por todo lo dicho anteriormente, podemos también afirmar lo siguiente:
• El nacionalismo del PNP es un nacionalismo soberano y antiimperialista, caracterizado por buscar que el Perú sea realmente libre e independiente, y su soberanía nacional no se vea transgredida por la dependencia económica de grupos de poder ajenos a la voluntad del propio pueblo. Es por ello que nuestro nacionalismo es:
• El nacionalismo del PNP es integrador e inclusivo, porque busca integrar a la nación rescatando los aportes de nuestra matriz civilizatoria, sin discriminar a la gente por su color de piel, por su cultura o por el poder económico que tenga, construyendo un proyecto y una conciencia nacional en el que todos los peruanos y peruanas se vean involucrados para la construcción de un mismo destino.
• Nuestro nacionalismo es popular, porque su principal interés es reivindicar a “los de abajo”, como ciudadanos partícipes de la construcción de un destino común, sin excluir a nadie.
• Nuestro nacionalismo es democrático, porque busca que todos los peruanos participen activamente en los problemas nacionales (democracia participativa), y no como viene sucediendo actualmente, en una democracia que solo soluciona los problemas de una minoría que tiene el poder económico.
• Nuestro nacionalismo es radical, porque busca atacar el problema de la fractura social, económica y cultural de nuestro país desde la raíz, cambiando sus estructuras, caracterizadas por favorecer a grupos de poder y por descuidar las preocupaciones e intereses de las mayorías.

4. ¿Qué no es el nacionalismo del PNP?

A pesar de lo dicho hasta el momento, es posible que puedan quedar algunas dudas sobre nuestro nacionalismo, de manera que se hace necesario señalar cuál es el nacionalismo que no promueve el PNP.
• El nacionalismo del PNP no es violentista ni autoritario, pues busca la concertación y el diálogo de todos los sectores sociales y productivos del país, teniendo como base el derecho al bienestar para las mayorías pobres, discriminadas y maltratadas de nuestro país.
• El nacionalismo del PNP no es racista ni discriminador, sino más bien busca rescatar la historia y las formas de organización de las razas y culturas marginadas durante muchos siglos, y hacerlas protagonistas en el destino del país en condición de igualdad, junto a las demás razas y culturas que conviven en el Perú.
• El nacionalismo del PNP no tiene una visión “aislacionista” ni autárquica” del país; y, por tanto, no está en contra de la paz y la vida, ni de la inversión privada, pero siempre y cuando ésta implique relaciones económicas justas y equitativas, como lo vienen reclamando muchos gremios, instituciones y partidos políticos en todas partes del mundo.
• El nacionalismo del PNP no significa expropiación de las empresas que invierten en el Perú, sino regular su desempeño cuidando los intereses económicos, socio-culturales, medioambientales y políticos de la nación.
1. El Nacionalismo del PNP no es contrario a la inversión extranjera, pero tampoco a la inversión nacional. Por el contrario, reconoce la importancia de estas y, por tanto, plantea su promoción, siempre que cumpla los siguientes requisitos:
– Que pague sus tributos al Estado, canon y regalías.
– Que promueva las transferencias tecnológicas.
– Que genere puestos de trabajo dignos.
– Que respete el medio ambiente y que tenga responsabilidad social.
– Que la población sea consultada.
2. Nosotros afirmamos que la globalización capitalista es la fase superior del imperialismo dominante y vencedor de la Guerra Fría que, empleando los adelantos científico- tecnológicos más modernos que en sí mismos representan el desarrollo de las capacidades humanas y pueden ser beneficiosos (internet, medios de comunicación, educación, salud, etc.), vienen construyendo un mundo unipolar, que no reconoce soberanía ni patrimonios culturales nacionales.

5. ¿A qué nos referimos cuando hablamos de la nacionalización de nuestras actividades estratégicas?
Ollanta Humala:

“Nacionalización no es expropiación, sino darle un carácter nacional a una actividad estratégica para los intereses del país, puesto que los recursos naturales que le pertenecen al país son del Estado (no el estado criollo actual) y pertenecen a la nación, más no a particulares”.
EL NACIONALISMO DEL PNP ES UN SENTIMIENTO AUTÉNTICO DE CARIÑO Y PREOCUPACIÓN SINCERA DE LO QUE PASA EN EL PAÍS Y ESTE SENTIMIENTO SE TRANSFORMA EN UNA IDEOLOGÍA, UN COMPROMISO Y UNA PRÁCTICA.

Deja un comentario