Desde el inicio de la presente investigación, el ex presidente Ollanta Humala Tasso y su esposa Nadine Heredia Alarcón, han brindado toda la información requerida por la Fiscalía y por cualquier autoridad que se los ha solicitado. Han explicado y respondido a cada una de las imputaciones que diferentes testigos y aspirantes a colaborador eficaz han pretendido atribuirles y que, sin mayor sustento o corroboración, la Fiscalía ha acogido.

Nunca se ha podido establecer ningún indicio o responsabilidad por hechos vinculados a delitos de corrupción. La investigación formalizada que afrontan versa únicamente sobre presuntos aportes en campaña electoral y si este constituye o no delito de lavado de activos.

El día de ayer en un programa de televisión, el señor Eduardo Sobenes ha repetido irresponsablemente y sin prueba alguna lo dicho por un aspirante a colaborador en el año 2015: que el ex presidente Ollanta Humala habría prestado o “inyectado” dinero al señor José Paredes Rodríguez y a su empresa, hasta en tres oportunidades y, adicionalmente, que el contrato de asesoría externa con la señora Nadine Heredia no fue real, sin mostrar una sola prueba de ello.

Lo real y objetivo sobre este tema es lo siguiente;

  • El contrato de asesoría con la señora Nadine Heredia fue real y el mismo señor Eduardo Sobenes lo reconoció en el año 2010, cuando manifestó que la asesoría se realizó conforme a ley.
  • Durante la gestión del gobierno nacionalista la empresa del señor Sobenes no obtuvo ningún favor ni preferencias en sus permanentes intentos de contratar con el Estado.
  • Por otra parte, la empresa del señor José Paredes no solo no obtuvo ninguna preferencia ni apoyo económico, sino que además se le aplicó con severidad la Ley de Contrataciones, llegando a inhabilitarla de manera definitiva para contratar con el Estado desde el año 2012.
  • Esperamos que los procesos judiciales que el señor Sobenes ha ido solucionando o, como él mismo llama, ha recibido un “avalamiento” judicial, no guarden relación con este intento por desprestigiar y manchar la honra de nuestros dirigentes a cambio de librarse de penas por delitos cometidos.
  • Sin perjuicio de las acciones legales que correspondan por hacer afirmaciones carentes de sustento o prueba que lo acredite, solicitaremos que el señor Eduardo Sobenes sea comprendido como testigo en el proceso que se sigue con la finalidad de someterlo al interrogatorio correspondiente y poder así demostrar ante las autoridades judiciales la falsedad de sus afirmaciones.

El Partido Nacionalista Peruano espera que la Fiscalía a cargo del caso deje de usar los medios de comunicación, para fortalecer su acusación, y evite presentar testimonios falsos y documentos fabricados.

Nuestros dirigentes seguirán haciéndole frente a las investigaciones que tengan a bien realizarse, pero debemos exigir para ellos, un proceso justo.

Lima, 11 de febrero del 2019