Pronunciamiento PNP 11-09-18

A raíz de las conclusiones presentadas por una comisión del Congreso de la República sobre presuntas desapariciones ocurridas en el poblado de Madre Mía, el Partido Nacionalista Peruano señala lo siguiente;

1) En el año 2006 el entonces candidato Ollanta Humala Tasso fue denunciado por supuestas violaciones de Derechos Humanos. Llevó un proceso que duró casi cuatro años, donde se consultaron a más de 80 testigos, se cruzaron decenas de documentos oficiales y se realizaron pericias en la zona. La Corte Suprema de Justicia resolvió archivar la denuncia contra el Presidente del Partido Nacionalista, coincidiendo con las Fiscalías en que no existía ningún hecho que probara su responsabilidad. Este caso tiene carácter de cosa juzgada.

2) Sobre la supuesta compra de testigos, es necesario precisar que Ollanta Humala nunca estuvo comprendido dentro de ese proceso, ni siquiera como testigo. Luego de varios años de investigación, los denunciados fueron absueltos en doble juicio oral. Por lo tanto, este caso, también tiene calidad de cosa juzgada.

3) En el año 2017, por denuncias periodísticas, se abrió un nuevo proceso de investigación sobre presuntas violaciones de Derechos Humanos en el período de los años 1991 y 1993 en la zona del Alto Huallaga. En el afán de seguir colaborando con la justicia, el presidente Ollanta Humala pidió voluntariamente a la Fiscalía ser incorporado en las pesquisas.

4) El mismo año, 2017, se crea en el Congreso de la República la Comisión Madre Mía para indagar sobre los tres casos, mezclándolos sin el mayor respeto a la calidad de cosa juzgada y vulnerando los derechos constitucionales del presidente Ollanta Humala, a quien se le pasó a la condición de investigado sin haber sido invitado a declarar, y ya como investigado, se le negó de manera reiterada el acceso a la información, para conocer por qué hecho debía defenderse. Después de un año del trabajo de esta comisión se le dieron 6 días hábiles a la defensa, para tomar conocimiento de la carpeta. Todo esto, sumado a los adelantos de opinión de los miembros de la comisión, y al uso político de la misma para intentar distraer la atención de la opinión pública de los temas de coyuntura.

5) Por eso, rechazamos la judicialización de la política que, entre otras cosas, usa y abusa de las comisiones investigadoras, con el único fin de desprestigiar a los adversarios políticos e intenta presionar al Ministerio Público, vulnerando la independencia de los poderes. Como sucede hoy con la Comisión Madre Mía y la Comisión LavaJato.

6) Es una consigna política encargada a congresistas que, salvo honrosas excepciones, se encuentran hoy condenados por el Poder Judicial, investigados o involucrados directamente en los Audios de la Corrupción. Ese es el nivel moral de los que dicen buscar la verdad.